viernes, 15 de abril de 2011

Pide un deseo


Todos podemos pedir un deseo al año al soplar las velas en nuestro cumpleaños. Algunos pedimos más, por ejemplo al decir la misma frase al mismo tiempo que otra persona o al ver una estrella fugaz... y de vez en cuando, algunos de éstos deseos se cumplen y otros se comparten. ¿Y qué pasa entonces? ¿es tan bueno como esperábamos?

¿Disfrutamos de nuestra felicidad, o nos damos cuenta de que tenemos una larga lista de deseos esperando a ser deseados? No deseamos lo fácil, deseamos cosas importantes, cosas ambiciosas e incluso cosas fuera de nuestro alcance...

Pero realmente este deseo se produce por algo en especial o simplemente deseamos cosas porque necesitamos ayuda, tenemos miedo al fracaso y quizás sabemos que pedimos demasiado y por eso, demandamos deseos de cosas imposibles... pero da igual lo difícil que sea, todos seguimos teniendo deseos porque, a veces, querido amig@, se hacen realidad. Mi deseo de hoy... prefiero que por el momento se quede conmigo :)


4 comentarios:

Lucecilla dijo...

Es que la vida sin deseos ni ilusiones no sería nada. Mejor que no cuentes tu deseo, dicen que cuando se cuenta, no se cumple :)

Samotracia dijo...

¿No te parece que pasamos el día deseando?
La mayoría no se cumplen, al menos así me lo parece, pero cuando sí ocurre,... es maravilloso.

África dijo...

Me gusta pensar que todos los deseos que pido, algún día llegarán a cumplirse, aunque por desgracia, no es así. Espero que tu tengas mas suerte :)

Nuria. dijo...

Hay que seguir deseando, chicas! pero sobre todo hacer lo posible para que cada deseo se cumpla y se haga realidad!!!
Un beso enorme para todas.