martes, 3 de abril de 2012

Poder de decisión (cuando se lleva mucho tiempo pensando, hay que arrancar!)

"Según los antiguos, debemos tomar las decisiones en el tiempo que se tarda en respirar siete veces. El señor Takanobu decía: "Si los juicios se alargan mucho, se pudren". El señor Naoshige decía: "cuando las cosas se hance despacio, salen mal siete veces de cada diez. El guerrero hace las cosas deprisa".
Si te pones a pensar en esto y aquello, no llegarás a ninguna conclusión en tus reflexiones. Debemos tomar las decisiones con espíritu intenso, fresco y expeditivo, en el tiempo que se tarda en respirar siete veces. Es cuestión de ser decididos y de tener ánimo para dar el salto sin más".

El arte de la guerra



http://www.youtube.com/watch?v=dTCNwgzM2rQ&feature=related

13 comentarios:

Ana Pepinillos dijo...

No sé, yo me he arrepentido muchas veces de ser tan sumamente impulsiva, así que... no sé.

Amanecer Nocturno dijo...

Hay que actuar, disminuyendo así el gran abanico de oportunidades para no vivir en la indecisión constante.

Un beso.

Luna dijo...

Uy, qué difícil, le encuentro sentido pero no me atrevo, creo que debe haber un equilibrio entre la impulsividad y sobrepensar.
Tan necesario que es reflexionar lo que hacés antes de lanzarte, si no fuera por eso creo que muchos no andaríamos en nuestras 6 muertes de gato a la espera de la última.

ATENEA dijo...

Muy interesante la lección. Lo difícil es ponerla en práctica sobre todo cuando son decisiones importantes.
Lo tendré en cuenta para la próxima y actuaré como el guerrero.
Besos, guapa!!!

raúl dijo...

respirar siete veces es más que contar hasta 10, no? una eternidad!

Andsha Pinolina dijo...

En una película decían algo como que "las mujeres hacen en 8 segundos lo que pueden hacer 8 días después. Lo mismo dan ocho segundos que ocho" he de volver a verla porque en la traducción era algo parecido... por si acaso tienes un tiempecito libre, À bout de souffle (Fue lo primero que vino nada más leer este fragmento).

Habrá que leerlo para tener una visión más amplia pero aunque se dude, habrá que pensar un poco en el fundamento, en el origen de lo que te hace temblar las rodillas para un lado y no para el otro.

C. dijo...

Estaría bien. Cuando tuviésemos que decidir algo, tener sólo ese tiempo. Ni más ni menos. A veces tenemos todo el tiempo del mundo y nos relajamos, y perdemos tiempo en decidir.

La sonrisa de Hiperión dijo...

El arte de la guerra, nos puede matar...

Saludos y un abrazo.

Laira dijo...

Pero eso es muy difícil, si hay veces que ya me cuesta la vida decidir salir de la cama...creo que no soy ninguna guerrera.
Besos para la que seguro que es muy buena guerrera en este mundo,¡tú!.

elinmigrantedelosversos dijo...

Pienso que para tomar una decisión lo más importante es no tener miedo de tomarla, y luego tener claro que no nos llevará a ninguna parte arrepentirse de ella, y por supuesto disfrutar de lo que elegimos.

Besos

Esteer dijo...

Exacto. Hay que ser valientes guerreros, decididos pero también pensando en todas las consecuencias, que acarrearan nuestra decisión.

besos

Princesa Ono dijo...

Buena reflexión. Pero a veces decidir algo tan rápido es contraproducente. Yo prefiero ser un poco más lenta pero tomar una decisión acertada. Besos

Matías dijo...

útil, interesante, imprescindible. Pensar demasiado paraliza, y conduce a la nada químicamente pura que genera la inacción.

Gracias!