martes, 21 de agosto de 2007

El amor.

La palabra "amor" es posiblemente una de las más utilizadas en los últimos doscientos años. A su sombra se han justificado las atrocidades más espantosas y se han explicado las actitudes más solidarias. Los dictadores, los santos, los hechiceros, los bondadosos, los asesinos, los amantes, los analfabetos, los eruditos, los sacerdotes, los desenamorados, los parados, los caminantes… todos hablan de amor; aunque muchos no sepan de qué están hablando. Es cierto, que definir sentimientos es un gran desafío y un reto imposible de salvar del todo.
Para empezar vale la pena aclarar que el amor verdadero y trascendente del que hablamos no es el amor frenético de las novelas románticas, supuestamente eterno y, por decreto, excluyente.
Tampoco es necesario el amor de las tragedias griegas, dramático e irresistible.
No es un sentimiento sublime, reservado para unos pocos, ni tampoco algo que se siente exclusivamente en un momento de la vida frente a una única persona.
El amor al que debemos abrirnos es el amor de nuestro día a día, el sentimiento posible y cotidiano al que nos referimos cuando sentimos que "queremos mucho a alguien". Para llegar a esta meta, es imprescindible que seamos capaces de cosechar una relación con alguien que no solo sea importante para nosotros, sino que además consiga hacernos saber que somos importantes para ella.
Esa persona es alguien que celebre sinceramente nuestros logros; que quiera acompañarnos en los momentos fáciles y difíciles; que sea capaz de respetar nuestro tiempo y nuestras relaciones; que disfrute de nuestra compañía sin ponernos en la lista de sus posesiones.
En fin, una persona, cuyo bienestar siga importándonos, aun en los momentos en los que, furiosa por alguna razón o cegada por su enfado, nos asegure que ya no nos quiere; aun cuando lastimada y dolorida, se empeñe en prometer que jamás nos perdonará…
El amor, es la decisión sincera de crear para la persona amada un espacio de libertad, tan amplio, tan amplio, tan amplio, como para que ella pueda elegir hacer con su vida, con sus sentimientos lo que desee, aun cuando su decisión no me guste, aun cuando su decisión no me incluya.
El amor, al igual que la verdadera amistad, es un alma que habita en dos cuerpos, un corazón que habita en dos almas.
No voy a dar ningún nombre. Solamente decir que este "relato" va dedicado a todos mis amigos que me apoyan cada día, cada segundo y cada instante; y que aunque no vivamos siempre momentos felices, yo se, que en el fondo, nos queremos.
Gracias.

12 comentarios:

Roberto Sanz dijo...

Muchas gracias Nuria.
Eres una gran amiga.
Un beso grande

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Besos, amor.
Diego

vinu dijo...

Me ha encantado esta entrada.
un besazo enorme, my friend, y ya sabes...hazlo todo con amor.

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

Muy bonito eso que has puesto.
Un abrazo.
Álvaro

MANDALAS POEMAS dijo...

Hola, desde Barranquilla, Colombia, te envío un caluroso saludo y mis felicitaciones por tu blog y por su contenido. Te invito muy cordialmente a que visites el mio donde están consignados mis poemas. Espero tu visita y tus valiosos comentarios.

www.mandalaspoemas.blogspot.com

Un abrazo,


Víctor González Solano

dani dijo...

Pufff....joder como escribes....hace a uno pensar y recordar.....Sobretodo recordar. Gracias.

Anónimo dijo...

Es tuyo?
qe amorosa te veo, nop?
jajajaj
si no es tuyo...te animo a qe nos escribas algo! para eso esta el blogspot, nop?
ya te leo, ya, sq se me olvida qe este xisme existe...
en fin, sigue hablandonos de amor, de dudas, de seguir adelante...qe nos gusta!
:)
un beso



___Paula___

Nuria. dijo...

gracias por los comntarios.

mi querida Paula, qué sorpresa verte por estos mundos del blogspot!! y sí. lo he escrito yo.

un abrazo!

Robermulder dijo...

Joe Nuria que profunda te pones, si señor esta muy bien te hace pensar y reflexionar sobre ello, igual deberias pensar en escribir profesionalmente, un besico chaoo ; )

Leticia dijo...

Aunque todo esté oscuro, aunque el horizonte se nuble, aunque la tormenta esté en su punto álgido ... yo buscaré la luz necesaria, el sol siempre vuelve a salir, y la calma siempre llega.

Siempre (o forever como dirias tu jiji)

Recuerdalo. Sin prisas, a nuestro ritmo, llegaremos a buen puerto.

Te quiero. Os quiero.

Estela dijo...

es sencillamente tan cierto...es un comentario, como ya sabes, precioso y profundo..profundo porque conforme lees linea a linea te llega todo lo que dice y te empapa de cariño; te pone una sonrisa en la cara y reafirmas contigo mismo la verdad de las palabras que estas leyendo.
nuri,muchas gracias por todo, por el dia a dia, por tu apoyo, por los ratos buenos y malos, y por entender siempre a tus amigos en todo luegar y situacion. como dice Rober, que mu bien te conoce y te quiere, eres una Gran Amiga!
sobre todo y mas que nunca ahora: 1000 gracias!
un besazo muy grande y con todo mi corazoncito!
te quiero, os quiero.
Estela

Nuria. dijo...

MI LETI Y MI ESTELITAAAA

SI ES QUE... PARA COMEROS... JAJAJAJA

UN ABRZOO ENORMEEEEE